Inscríbete: Entradas | Comentarios | Email

ALBERTA CARIÑO Y JYRI YAKOOLA

0 comentarios
ALBERTA CARIÑO Y JYRI YAKOOLA

El 27 de abril de 2010, Bety Cariño y Jyri Jakkola, integraban una caravana humanitaria y de observación de derechos humanos en las inmediaciones de la comunidad indígena de San Juan Copala, cuando fueron agredidos mortalmente por un grupo paramilitar conocido como Unidad de Bienestar Social para la Región Triqui (UBISORT). En este ataque otras varias personas resultaron heridas y tres personas permanecieron atrapadas dentro de la zona controlada por este grupo paramilitar.

 Se tiene información de que participaron 14 paramilitares de dicho grupo, los mismos se revelan en el expediente penal 152/2012 al que se  tuvo acceso, y donde señala: jyri_jakkola contralínea

“Se libra orden de aprehensión en contra de Rufino Juárez Hernández, Anastasio Juárez Hernández, Antonio Solano Vásquez, Juan Macario Bautista Martínez, Antonio Cruz García, Julio César Martínez Morales, Mauro Vásquez Ramírez, Daniel Martínez López, Elías Cruz Merino, Antonio Cruz Merino, Bernabé Santiago Cruz, Ramiro Domínguez García, Cirino Ramírez López o Cirino López Ramírez y Faustino Vásquez Martínez, como probables participantes del hecho que la ley califica como homicidio calificado con ventaja, alevosía, y premeditación cometido en prejuicio de las personas que en vida respondieron a los nombres de Alberta Cariño Trujillo y  Jyri Antero Jaakola”.betty cariño

 A seis años de su asesinato se tienen solamente 3 detenidos; a pesar de que se tienen ubicados a los responsables, incluso algunos de ellos trabajan como funcionarios públicos en municipios de Oaxaca.

Omar Esparza (viudo de Betty cariño) y los padres de Jiry Jaakkola se han reunido con autoridades de todos los niveles de gobierno a nivel local, desde el municipio de Juxtlahuaca, hasta con el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo. En la capital del país, con autoridades federales de las Secretarías de Gobernación, Relaciones Exteriores y PGR. También con funcionarios de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. En todos ha encontrado palabras de aliento, peticiones de confianza y tiempo; pero no hay ninguna acción sobre los  responsables del ataque paramilitar.